domingo, 23 de abril de 2017

CONFIAR O PERECER


Por Emmanuel Sicre SJ
Si tomas una tela y la miras con detenimiento podrás observar cada uno de los hilos que la forman y le dan resistencia, color y textura. Nuestra vida se parece a esa tela cuando nos damos cuenta de que está entramada con hilos de confianza. Hasta la acción más pequeña está hecha de confianza. Por ejemplo, cuando hablas con alguien confías en que te está escuchando; cuando haces una señal al ómnibus para que pare, confías en que lo hará; cuando comes algo confías en que no te hará daño. Cada cosa que hacemos se apoya en una confianza natural, espontánea, en lo que nos rodea.

¿Cómo aprendimos esto? Con nuestras familias, desde que nacimos nos desarrollamos en un medio que nos permitió desplegar esa confianza. Por ejemplo, confiábamos en quien nos enseñó a caminar en cada paso. Cuando somos niños es cuando más experimentamos esa confianza natural y espontánea en la vida y en el mundo. Por eso, nos entristece o asusta mucho cuando vemos algo feo y doloroso, porque pareciera que esa confianza “como que se rompe”.
A medida que vamos creciendo, los hilos de nuestra confianza se resienten y nos cuesta un poco más creer. Empezamos a sospechar de las personas, de las cosas del mundo y de nosotros mismos. Como si la tela se volviera frágil. Nos parece que todo nos amenaza y eso nos da un poco de temor. Tenemos miedo a que esa confianza a la que nos acostumbramos de niños se pierda del todo. Entonces, nos empezamos a defender de aquello que nos da miedo. Nos defendemos de nuestros padres, o de nuestras amistades, o de nuestras relaciones, porque tenemos miedo de perder lo último que nos queda. Y ni te digo si te enamoraste y se dañó la relación, o si alguna macana que te mandaste hizo que disminuyera la confianza que tus padres te tienen, o si te creíste capaz de algo y no resultó. Todas estas experiencias de alguna manera parecen negativas. Pero en verdad lo que están diciéndote es que hay que dar un paso más en el crecimiento. Y para dar ese paso, tal como cuando eras niño, necesitas de alguien que te dé un entorno de confianza que te asegure algo.
¿Cómo confiar en alguien si siento que nadie me comprende y los que me comprenden están en la misma que yo? Confiar en alguien es animarse a perder alguna seguridad -no toda- para ganar otra. Abrirse a una relación con otra persona teniendo en cuenta dos claves: la certeza de que todos nos equivocamos alguna vez, pero con la esperanza de que lo mejor está por venir. Esa relación, nueva o de siempre, necesita crecer en confianza con gestos concretos: el perdón de los errores, la compasión de nuestras debilidades y la celebración de lo que construimos juntos.

Esta es la confianza a la que nos invita Jesús con su Resurrección: dejar de tener miedo a la alegría que nos da sabernos queridos y querer a otros. Nos estimula a dar el paso del crecimiento, porque la esperanza de que lo mejor está por venir es la principal manera de amar lo que nos rodea y dejar de instalarnos en la queja permanente del niño caprichoso que no sabe ni lo que quiere. Jesús Resucitado te provoca confiar porque más allá de las dificultades de la vida, de los dolores que conlleva la relación con los demás, de la incredulidad, siempre es más fecundo amar que ocultarse y secarse de soledad. Él da testimonio de eso: todos sus amigos traicionaron su confianza y la cruz le dio muerte, pero Dios Padre no quiso que esa muerte de la confianza fuera la última palabra. Entonces resucitó a Jesús para hacernos participar del verdadero espíritu del amor: la confianza plena en la vida que siempre da más y más a quienes se animan a dar pasos y caminar con otros.

jueves, 20 de abril de 2017

EL MIEDO DE CONSAGRARSE A DIOS PARA SIEMPRE

Ante una decisión que invita a darlo todo 

Por Emmanuel Sicre, sj

Sucede a menudo que quienes se sienten habitados por la pregunta de la consagración a Dios ven que no es tan fácil dar el salto necesario para ingresar a una institución en la que creen que pueden ofrecer todas sus energías para el servicio del Reino.
Miedos, trabas, ignorancias, dudas, interrogantes, impotencia, son algunas de las sensaciones más frecuentes que se experimentan de manera mezclada y confusa. ¿Cómo discernir en medio de la vida lo que oigo de Dios en mi propio corazón? ¿Qué hacer con los temores que me provoca la invitación a darlo todo?

EL MIEDO A LA PERPETUIDAD 
En primer lugar, se puede afirmar que el miedo a la elección de esta vocación específica no es distinto al temor de quienes han sido llamados al matrimonio. Hay que reconocer que, en la cultura actual, todo lo que suene a “definitivo”, “eterno”, “permanente”, “estático”, “para siempre”, es un poco disonante y raro a la sensibilidad de muchos provocando varios conflictos.
Hoy esto parece algo del pasado. Sin embargo, es necesario que, al asumir los cambios culturales que vivimos, también discernamos qué viene del buen Espíritu y qué es tentación.    
La vocación al sacerdocio, o al matrimonio, en la vida de la Iglesia se concretan en una elección “para siempre” porque lo que viene de Dios es para toda la vida (en su totalidad e integralidad). Por eso la tentación será separar, disgregar, fragmentar, la opción fundamental por Cristo para que seleccionemos qué sí y qué no le entregaremos. 
A su vez, el miedo a sostener este compromiso para "toda la vida" está arraigado quizá en una tendencia propia de nuestro tiempo: el narcisismo. El hecho de que pensemos que nos toca a nosotros solos sostener el compromiso parte de una irrealidad insuflada al punto de convertirse en un fantasma.

LO IMPOSIBLE HUELE A DIOS
Pues sí, si uno piensa que es capaz de sostener esta decisión para "toda la vida", evidentemente, además de miedo sentirá, que es imposible para sus fuerzas. En parte porque es imposible, y en parte porque creemos que sólo depende de nosotros. Hay que ver cómo se conjugan en este diálogo lo que somos con lo que Dios oferta.
A decir verdad, el único que puede hacer posible lo imposible es Dios porque él es el eterno, él es el "para toda la vida” y para toda vida. Él es el que sostiene sus promesas en el tiempo. Él es el que alimenta, nutre, funda y soporta nuestra voluntad.  
Lo que nos toca a nosotros es disponer nuestra libertad para que podamos cimentarnos en la Roca Cristo, trabajar en nuestra humanidad herida por el camino y el rece, y abrirnos al vínculo con Dios en los demás, especialmente, con los que somos invitados para amar más. Porque, en efecto, cuando nuestra libertad se siente atraída por algo que la hace más ancha, más amplia, más fecunda, adhiere con mayor intensidad y entonces es capaz de lanzarse, más allá del temor, a la aventura de lo imposible.