lunes, 18 de febrero de 2019

LAS BIENAVENTURANZAS ARGENTINAS A LA LUZ DE LUCAS 6, 20-26.

 por Emmanuel Sicre sj

Felices quienes no llegan a fin de mes y la siguen peleando, 
quienes no temen ser pobres 
y comparten su hambre 
con quienes están aún peor, 
porque saborean la lógica del Reino.  

Felices quienes por la inflación ya no pueden pagar medicamentos 
y encuentran en la fe compartida 
la medicina para tanta desesperación, 
porque sus lágrimas serán fecundas. 

Felices quienes sufren sin vergüenza el bullying por hacer el bien, 
por no querer hablar mal de los demás
y rechazan las invitaciones 
a descargarse violentamente contra la masa, 
porque sus actitudes sanarán corazones heridos.  

Felices quienes padecen adicciones y buscan la salida, 
aunque caigan, 
quienes los acompañan con amor a pesar de todo 
y no juzgan livianamente el dolor del otro,
porque se sentarán a la mesa de quienes luchan y vencen. 

Pero, ¡ay de quienes idolatran su riqueza y se olvidan 
de quienes están desahuciados 
por los sistemas deshumanizadores, 
porque su egoísmo se convertirá en soledad! 

¡Ay de quienes la superficialidad los entretiene mágicamente  
y los ciega ante quienes sufren, 
porque se perderán del sentido de la vida! 

¡Ay de quienes viven de la mirada de los demás 
y no quieren descubrir su propia verdad, 
porque no podrán mirarse al espejo con amor! 

¡Ay de quienes son responsables del Bien de todos en los cargos públicos 
y acceden a la corrupción, la coima y la avaricia, 
porque los visitará su conciencia y les reprochará tanto dolor!


martes, 29 de enero de 2019

¡QUÉ PEREZA LA PEREZA!


De lo que sucede y cómo podríamos afrontarla.

Por Emmanuel Sicre, sj 

“Nadie puede entrar en la casa de un hombre fuerte y saquear sus bienes, si primero no lo ata”. Mc 3, 27


Es muy común escuchar en nuestro tiempo muchas personas afectadas por la pereza, en especial, entre jóvenes. Se lamentan de su incapacidad de asumir una iniciativa hasta el final, de poder levantarse del sofá o la cama para hacer algo “productivo” o que les provoque una pasión real, de sentirse enredados por las pantallas, de no poder sostener relaciones duraderas ni comprometerse con los vínculos de manera más profunda, de vivir cierto vacío existencial y aislamiento. Así, el sentimiento que acompaña la pereza no sólo es de impotencia, sino también de cierta indolencia, sinsentido y frustración anticipada. Veamos cómo comprenderla.

A IDEALES PRESUMIDOS, CULPA ASEGURADA
La pereza, en principio, pareciera arribar al corazón cuando nos enfrentamos a un ideal exagerado sobre nosotros mismos -o sobre el mundo, que nunca logra encajar con lo que realmente anhelamos. Algo así como “yo tendría que ser capaz de esto” o “yo debería hacer esto, pero ahora no, será más adelante”. En este sentido, la pereza anidaría en las mentalidades pretensiosas que ignoran sus deseos más profundos y, lentamente, se va instalando como un invasor dispuesto a tomarlo todo. De hecho, en algunos casos, llega a la depresión.  
Con esta constatación de no poder activarnos en pos del presuntuoso ideal, nace la constante postergación -procrastinación-, el dejar para después, para más tarde, para un mañana que nunca llegará. El problema es que el recurrente aplazamiento va minando el suelo de la vida hasta ahogarla en un crónico “no puedo”, “no tengo ganas”, “ay qué pereza”, “no vale la pena”. Así, brota, poco a poco, el vacío interior y el continuo abandono de sí mientras suena la música del inconformismo.  
Sin embargo, este incumplimiento interior con el ideal desmedido de lo que debería ser, no es gratuito. No es que: “bueno, ya no lo hice y chau, ya fue”. Siempre, con mayor o menor intensidad, se experimenta un sentimiento de culpa hondo por la frustración de no alcanzar lo que deberíamos hacer o ser que se resuelve muchas veces con compensaciones placenteras[1] que no terminan de llenar el pozo de nuestras demandas espirituales de sentido. Quedamos seducidos por “placeres aparentes”, como le llama san Ignacio a una de las tentaciones del mal espíritu.
En efecto, cuando la realidad nos pregunta sobre nuestras responsabilidades y compromisos omitidos, quedamos expuestos al sufrimiento y a la autoimagen rota. Quizá algunos resuelven pensando que es un problema personal, pero lo cierto es que nuestras acciones y omisiones, tarde o temprano, repercuten en nuestro entorno, especialmente, entre quienes más queremos. 

LAS VOCES DEL AUTOCASTIGO
Sin embargo, para menguar este sentimiento de culpa por no haber hecho lo que deberíamos, nos aparece una voz interna acusadora que comienza a castigarnos, muchas veces de manera desproporcionada. La ecuación sería: a mayor pereza y postergación, mayor culpa y autocastigo que podríamos llamar “reparatorio”.
Aunque lo cierto es que este castigo, finalmente, no repara nada, no logra darle a la voluntad el empujón que necesita para activarse y asumir lo que le toca para su bien y el de los demás.
El castigo interior severo no envalentona ni fortalece, sino todo lo contrario: licúa la voluntad dejándola dañada y lista para el próximo fracaso. De esta dinámica debilitadora viene, muchas veces, un miedo paralizante ante aquellos ideales forzados. El problema radica, entonces, en el hecho de no poder conectar con los deseos más hondos o de haberlos confundido con estos ideales desajustados.

LA SANA AUTOESTIMA, UN IMPOSTERGABLE
El panorama poco alentador de este cuadro de pereza se completa con la dificultad de percibir la estima propia. Es lógico, casi imposible, quererse así de débiles o, al menos, ¡qué difícil resulta aceptarnos con amor así de frágiles y pusilánimes! Por lo general, quienes padecen la pereza sienten vergüenza porque socialmente está mal vista, no es rentable y representa una carga para su entorno. 
Cabe decir aquí que la autoestima es un fenómeno primordialmente auditivo. La estima propia se fue construyendo a lo largo de nuestra vida con las voces de nuestro entorno, las de elogio y las de desaprobación, las de sobreprotectora dulzura y las de dureza seca que desoían nuestras necesidades tildándolas de inútiles, las que ponían la culpa afuera - “piso malo”, solemos decirles a los niños cuando se golpean y queremos encontrar algún culpable a los incidentes- y las voces que responsabilizaban desproporcionadamente - “culpa tuya estamos pagando todos...”. Todas las voces que hemos escuchado fueron modelando y afinando el tono a nuestra propia voz de la conciencia. Con esta voz con la que nos decimos las cosas, es con la voz interior con la que vivimos a diario la pereza y sus consecuencias.
Una voluntad debilitada por las voces negativas -propias y ajenas-, no logrará nunca levantarse por sí misma porque no ha encontrado apoyo en ningún resorte interno valorado, gozado, reconocido.
Su autonomía está amenazada, además, por la dolorosa comparación –propia o asumida- con un entorno que es percibido como productivo y capaz. Es por esto que debemos cuidar el modo en que decimos y nos decimos las cosas y las varas con las que nos medimos, ya que si están muy altas sólo las miraremos de abajo como un imposible aplastante.

ALGUNAS PARADOJAS CULTURALES QUE ESTIMULAN LA PEREZA 
En nuestra cultura exitista esto se complejiza aún más porque valora y premia con voces positivas sólo a quienes progresan, a quienes cumplen con reverencia ritual ciertos estándares de belleza u obedecen ciegamente a altos niveles de rendimiento, a quienes tienen más poder, más fama, más placer o más cosas. Quien vea en esta cultura del “éxito individual” un ideal inaccesible, renunciará prontamente al medir sus fuerzas. 
A su vez, estamos inmersos en un tiempo que olvida la profundidad de los procesos humanos y prefiere lo superficial. Es así que vemos un egoísmo competitivo voraz que pide siempre más para poder hacer y pertenecer, haciendo desear vivir muchas vidas en una. De ahí la autoexplotación que solemos llamar realización. Esto provoca un aceleramiento sin sentido para “haber experimentado”, en poco tiempo, mucho más de los que nuestras emociones, memoria y entendimiento pueden procesar. He aquí la sensación de ansiedad irresuelta que se llena de entretenimientos y nos lleva, no sólo a no poder estar presentes a nada, sino también a perder la capacidad de que el simple ocio creativo nos devuelva las ocurrencias de la imaginación que brotan de nuestra realidad más honda y nos invitan a crear. 


Por otro lado, los tiempos que vivimos instan a que recibamos con una triste pasividad miles de estímulos sensibles que parecieran dar todo resuelto con un click desconociendo el trasfondo complejo de las cosas. Se compra, se vende, se goza, se aprende, se comunica, se juega, se entretiene, todo frente a una pantalla con sólo una buena conexión y dinero. Quien no pueda hacerle frente al frenesí cultural imperante, quedará a merced de lo que se le presente más fácil e inmediato. 

LAS EXIGENCIAS DEL PEREZOSO
Dichas paradojas culturales se acentúan en quienes padecen la pereza. Si observamos bien, por lo general, dichas personas suelen ser muy exigentes con su entorno. Demandan con cierto derecho adquirido. Un poco victimizándose por lo que les pasa, otro poco porque desconocen el esfuerzo verdadero que conlleva hacerse cargo de la realidad en su complejidad.
Lo cierto es que se trata de una exigencia un poco irracional que, por no poder asumirla a nivel personal, es proyectada sobre todo lo demás causando así modales sarcásticos, irónicos y quejones. Por eso, se da que quien no mueve un dedo, pide que la realidad baile a su antojo.
En este sentido, la pereza se basa en el mecanismo infantil del todo-nada. De ahí que la pereza lleva al escepticismo triste y melancólico de una realidad que nunca se adecuará y será siempre injusta. Es decir, nunca habrá, para quien padece la pereza, una realidad que se acerque a aquel ideal inflamado del que se ha enamorado. Entonces, la distancia insalvable entre lo que es y nunca será se llena con el lamento. Casi un tango.

LA PEREZA COMO AUTODEFENSA
Ante lo dicho cabe reflexionar si la pereza, en verdad, no funciona como un mecanismo de defensa a los mandatos sociales y familiares que hemos asumido como propios -tener un cuerpo esbelto, ser el mejor, ganar siempre, etc. Aquellos ideales excesivos de los que hablamos muchas veces vienen envueltos en paquetes de buenos deseos.
Sin poder juzgar del todo las intenciones de quienes nos proponen determinados valores desajustados, lo cierto es que, en algún momento de nuestra existencia, comprendimos que para nosotros eso no era ni un valor, ni un ideal, ni un interés, pero no pudimos revelar nuestra oposición, no pudimos defendernos ante la “amenaza” que suponía para nosotros no aceptarlos. Entonces, dado que no contábamos con la claridad o la fuerza para enfrentarlos, la pereza resolvía desactivarlos, postergarlos, fantasear que algún día llegarán para calmar las demandas propias y ajenas.
Por eso, es necesario identificar de dónde vienen, cómo son esos mandatos desencajados, pero, sobre todo, de qué me defiendo con la pereza. ¿Cómo? Al bucear en las aguas profundas de lo que deseamos y amamos.

¿HAY SALIDA DE LA PEREZA?
Pues sí, algo hay para hacer. Lo primero, quizá sea encariñarse con lo posible, abandonar los ideales exagerados –propios o ajenos- con los que vivimos y que proyectamos hacia fuera y cacheteamos hacia adentro. Pero ¡ojo! Sólo los ideales excesivos que nos aíslan y autodestruyen. En cambio, los ideales que nos invitan a buscar lo noble de la vida, su sentido hondo, su verdad para mí. Esos hay que buscarlos, quererlos, protegerlos, y a lo mejor llamarles “utopías esperanzadoras” o simplemente “deseos”. ¿Cuáles? Animarme a querer un mundo más justo, a amar más, a servir mejor, a soñar la paz, a dar lo mejor de mí…
Este amar lo posible también significa asumir que somos seres limitados, pero no por eso menos dignos; frágiles y, al mismo tiempo, poblados de deseos inmensos. Lo segundo sería, entonces, aceptar la paradoja que somos y dejar atrás el jueguito infantil del “todo-nada”, del “blanco-negro”, del “siempre-nunca” que nos polariza la voluntad arrinconándola. Y bancar más los matices, hacer algo de todo lo que deseamos en vez de nada, dar el primer paso, aunque muchas veces parezca ser el único. E insistir y compartir.
Lo tercero es lograr distinguir, en un diálogo interior y con quien pueda ayudarnos, las voces que nos acribillan la estima propia. Cuidar con lo que nos decimos, vencer el impulso de castigar frenéticamente cada error o frustración, y asumir la actitud de quien desea lo mejor para el otro que soy yo mismo. ¿O acaso todavía creemos que a fuerza de tirones crecen las plantas? Vivimos en proceso constante. Acompañarnos y dejarnos cuidar, esperarnos, tenernos paciencia y darnos ánimo, aliento, celebrar los progresos, aunque a veces nos enojemos con lo que somos.
Lo último que agregaría es que tenemos que aprender a seleccionar las acciones importantes en nuestra vida y darles su verdadero lugar entre las que preferimos. Animarnos a descansar en las rutinas que nos ayudan y prescindir del pinchazo de novedades permanente. Muchas veces, hemos puesto todas las cosas que debemos ser, disfrutar y hacer en el mismo plano al punto de que se nos genera un fantasma que asusta.
Hay cosas que no nos interesan, pero son importantes, ¿qué lugar tendrán en mi vida? Las hay también que son importantes sólo para mí, sabiendo que no soy el centro del mundo ¿cómo las ubico respecto de las que son valiosas para mi entorno de relaciones? Esta búsqueda de equilibrio entre lo importante y lo que preferimos es una tarea urgente para vivir una vida real.
¡Qué pereza la pereza! Pero, bueno, ve, sé humilde, sacrifícate un poco, aunque no siempre obtengas resultados positivos, que no existe vida honesta y alegre que se viva sin esfuerzo y dedicación. ¿O acaso algún duende nos prometió un jardín de rosas? 



BONUS TRACK: 
LA PEREZA COMO PECADO Y OPORTUNIDAD, una mirada a la vida espiritual
Desde los primeros siglos del cristianismo los maestros espirituales han visto en la pereza uno de los siete pecados capitales que lleva a todos los demás pecados. La madre de los vicios, como se la suele llamar, es un flagelo que tarde o temprano nos visita en el camino de la lucha espiritual, le decimos desidia.
El problema que veo en considerar la pereza solamente como un pecado del que hay que pedir perdón es que evitamos atender a las causas que la tienen como desenlace de un proceso humano mucho más hondo, más complejo y menos lineal que la de un acto puntual en quienes la sufren.
Para luchar contra la pereza tenemos que discernir de dónde viene y a dónde me lleva, qué me dice de mi historia y de las voces que escucho interiormente. Porque allí, entre mi historia y mis voces, habita también la suave voz del buen espíritu que está siempre esperando para acercarme más a Dios y ofrecerme un camino de liberación.
Si como decimos, la pereza brota de ideales desmedidos y desencarnados, ¿qué “fervores indiscretos” –como los llama san Ignacio- me envalentonan al principio y me dejan sin fuerzas ni continuidad en mis propósitos espirituales provocando que me desilusione narcisísticamente de mí mismo? ¿Será de Dios pedirme cosas que, más allá de mi fragilidad, nunca podré hacer? Hay que cuidarse de las exigencias del dios sádico o de una religión que sólo propone un esquema de virtudes de perfección sin relación alguna con la compasión y la misericordia que vienen de la relación con el Padre de Cristo.
Si la pereza funciona muchas veces como mecanismo de defensa, ¿de qué me estaré defendiendo inconscientemente que mi voluntad no me responde? ¿Qué la activa, ante qué situaciones afectivas me encuentro bloqueado y respondo con postergación?

Si la cultura del consumo y el exitismo me invita a hacer cada vez más cosas para obtener siempre un beneficio, una satisfacción o un placer inmediatos, cuando no los consigo: ¿dejo de hacerlo? ¿Sólo hago lo que tiene una retribución? He aquí muchas veces la punta de lanza por la que abandonamos la oración y el cuidado de la vida espiritual. No nos bancamos el simple hecho de estar a la espera de Dios, a su disposición, resistiendo nuestros fantasmas, algunos aburrimientos. No queremos sufrir el que no pase nada, entonces recurrimos a prótesis que nos “llenen” el momento dedicado a Dios. Quizá sólo haya que estar en soledad callada sin hacer nada y dejar que Él nos cuide, Él nos mire, Él nos restaure con su misterioso silencio.
La pereza, en este sentido, atenta contra la gratuidad del porque sí, del cariño a Dios porque tengo una relación personal con él “sin tanto estipendio de consolaciones y crecidas gracias” [EE 322], como comenta san Ignacio en las reglas de discernimiento cuando explica las causas de la desolación.
La pereza como pecado no es tanto el acto puntual de omisión y procrastinación, sino el hecho no llegar a vivir confiando en la gracia que viene en auxilio de nuestras fragilidades, en el Padre bueno que quiere sanar nuestra historia herida y en la fuerza del espíritu que busca renovar los deseos más hondos y hacernos otros Cristos. 



[1] Búsqueda permanente de apagar la sed de sentido y autorreconocimiento con el consumo de dosis poco razonables de sexo, o comida, o alcohol, o sustancias, o pornografía, o masturbación, o cigarrillos, o juego… De ahí que clásicamente a la pereza se le llame “la madre de los todos los vicios”. 

miércoles, 16 de enero de 2019

LECTURAS Y SITIOS WEBS PARA LA FORMACIÓN EN LA FE

Por Emmanuel Sicre, SJ



Al terminar, hace poco, 3 días de un taller de autoconocimiento y 8 días de Ejercicios Espirituales ignacianos para 40 jóvenes, llamado Camino Ignaciano, con el equipo de orientadores (4 consagradas, 2 estudiantes jesuitas y dos sacerdotes) nos surgió el deseo de ayudar a los y a las jóvenes que profundizan en la experiencia de fe con algunas lecturas y sitios de interés. 


Así fue que nació este elenco de autores y creadores de contenidos en torno a la fe cristiana. Cada uno fue poniendo ciertos libros que fueron importantes para su camino espiritual e intelectual y, como vi que estaba muy interesante la propuesta, me tomé el atrevimiento de seguir rellenándola. Es una lista libre, incompleta, espontánea, no hay ninguna intención en el orden de aparición ni en la selección más que el deseo de compartir lo que alguna vez ayudó en el las propias búsquedas. La complejidad de los textos es muy difícil de determinar, cada quien verá si le sirve o no. Hay un poco de todo: espiritualidad, teología, pastoral, Biblia, psicología, filosofía, literatura... En efecto, debo confesar que me parece una tarea interminable o, mejor dicho, que cada quien, a partir de lo que va descubriendo, puede continuar su camino ya personalmente, ya en pequeños grupos de reflexión y lectura.

La necesidad de formarnos y ahondar

Son muchos los cristianos que dentro y fuera de la Iglesia se preguntan dónde pueden conseguir información de calidad para comprender mejor la fe que viven. De hecho, la experiencia de formación en otros campos del saber que los universitarios y profesionales abordan, les permite entusiasmarse con la ciencia, el arte, la tecnología, los avances y todo un mundo de conocimiento maravilloso, pero en términos de fe, aún se vive un cierto analfabetismo. Hay gente que todavía cree que ciencia y fe están enemistadas!!! 
Lo cierto es que los motores de búsqueda en internet arrojan resultados de lo más contradictorios muchas veces y la sed de saber más queda frustrada o trunca. Es muy difícil conseguir discernir qué leer, a quiénes escuchar, cómo abordar ciertos temas. Estamos viviendo un tiempo de marea alta en lo que a información se refiere. Desde los ataques a la fe y a la Iglesia, por un lado, y la defensa del mismo tono del otro, se torna complejo un equilibrio intelectual que permita reflexionar sobre los temas que nos llenan de preguntas existenciales en nuestra vida de seguimiento de Cristo. Pero no hay que desistir. 
Sea como sea, se hace urgente encontrar un tiempo para nutrirnos acerca de la fe que vaya más allá y nos invite a profundizar. Quien ahonde, quien cale y se deje interpelar podrá servir más y mejor al Reino, podrá sentir que su experiencia espiritual no será nunca falseada, podrá vivir de la verdad inagotable y siempre en constante revelación, en fin, podrá amar y saberse amado por la Sabiduría. “No se ama lo que no se conoce” suelen decir, bueno, he aquí un incipiente aporte para que quien desee conocer un poco más y no deje que su aprendizaje sobre la fe sólo haya sido a los 10 años para la primera Comunión o unos años más tarde para la Confirmación, o peor aún, que su conocimiento de la fe y de la vida cristiana dependa de los medios masivos de “incomunicación”. 

Que sirva!!! 

Algunos autores, algunos de sus libros y artículos (muchos están disponibles en internet o pedirlos a +54 9 11 34003107): 
  • José María Rodriguez Olaizola SJ. (Libros y textos varios). 
  • Francisco Jalics SJ (Cambios en la fe, Aprendiendo a Orar, Aprendiendo a compartir la fe, El encuentro con Dios, El camino de la contemplación, El acompañamiento espiritual en el evangelio). 
  • Dolores Alexandre (Contar a Jesús, Hacerse discípulos, Círculos en el agua). 
  • Pedro Miguel Lamet (El retrato, Jesús de Nazaret). 
  • Antonio Pagola (Jesús, aproximación histórica, Volver a Jesús, Grupos de Jesús)
  • Papa Benedicto XVI (Jesús de Nazaret I,II,II; Introducción al cristianismo, Deus caritas est). 
  • Benjamín Gonzalez Buelta, SJ (Artículos, poemas, Salmos para sentir y saborear las cosas internamente). 
  • José María Castillo (El discernimiento cristiano, El seguimiento de Jesús, El proyecto de Jesús).
  • Luis Heriberto Rivas (¿Qué es un evangelio?, ...)
  • Henri Nouwen (El sanador herido, El regreso del hijo pródigo). 
  • Ian Dobrzynski (Cartas a Nicodemo, A la sombra del Padre). 
  • Victor Frankl (El hombre en busca de sentido). 
  • Tony Catalá, SJ. (Discernimiento y vida cotidiana). 
  • Miguel Ángel Fiorito, SJ (Buscar y hallar la voluntad de Dios, Discernimiento y lucha espiritual). 
  • Javier Melloni, SJ. (El Cristo interior, ...)
  • Antonio González Faus, SJ. (Cristología, El factor cristiano). 
  • Amedeo Cencini (Psicología del encuentro con Dios). 
  • Juan Martín Velasco. (Fijos los ojos en Jesús. Libros y artículos sobre la experiencia religiosa). 
  • Simone Weil (La gravedad y la gracia). 
  • Éloi Leclerc (Sabiduría de un pobre)
  • Cardenal Carlo María Martini (Coloquios nocturnos en Jerusalén, La oración de los que no creen, ¿se puede rezar sin fe?)
  • Mons. Víctor Manuel Fernández. (Libros y artículos varios). 
  • Anselm Grüm (Una espiritualidad desde abajo, Luchar y amar...).
  • Papa Francisco. (Evangelii Gaudium, Amoris Letitia, Laudato Si, Gaudete et Exultate). 
  • José Luis Sicre, SJ (Memorias de Andrónico: historia novelada de los evangelios. Hasta los confines de la tierra: historia novelada de los hechos de los apóstoles). 
  • Ángel Rossi, SJ y Diego Fares, SJ (Pequeños gestos con gran amor)
  • Eduardo López Azpiarte, SJ. (Simbolismo de la sexualidad). 
  • Luis Valdez Castellanos, SJ. (El don de la sexualidad). 
  • Ariel Álvarez Valdez (Enigmas de la Biblia). 
  • CS Lewis (Cartas del diablo a su sobrino). 
  • Walter Kasper (La Misericordia). 
  • Albert Nolan, (Jesús, hoy, una espiritualidad de libertad radical).
  • Antony De Mello, SJ (Sadhana). 
  • Carlos Domínguez Morano, SJ (Experiencia cristiana y psicoanálisis, Creer después de Freud, Psicoanálisis de la Religión). 
  • Pierre Teilhard de Chardin, SJ (Misa sobre el mundo). 
  • Ariel Fresia, osb (Jóvenes errantes y declive pastoral, La trama y la red). 
  • José Luis Martín Descalzo ( Razones..., Vida y misterio de Jesús de Nazaret). 
  • Alberto Hurtado, SJ (todos sus escritos están en internet). 
  • James Martin, SJ (Tender un puente). 
  • Hna. Mónica Astorga Cremona (Acariciar las heridas).
  • Marko Ivan Rupnik, SJ (En el fuego de la zarza ardiente, Examen de conciencia, Le abrazó y le besó, ...)
  • Adolphe Geschè (Jesucristo). 
  • Santiago Guijarro (Los orígenes del cristianismo, Los cuatro evangelios).
  • Aguirre Rafael y otros (Así nació el cristianismo). 

Sitios web: 



NOTA: gracias a Jose (religiosa del Sagrado Corazón), Carmen y Constanza (religiosas de las Esclavas del Sagrado Corazón), Cintia (virgen consagrada de Corrientes), Pampo, Agus y Nacho (jesuitas).